sábado, abril 17, 2021

Universidades cazan innovación popular

Isayen Herrera

Yonkel López es de Barlovento, estado Miranda. Sabe de trabajo y nunca pensó estudiar en la universidad porque necesitaba llevar dinero a la casa. Quería aprender construcción para” matar tigres” pero los conocimientos empíricos no le eran suficiente para formarse ni argumentos para que las personas confiarán en su trabajo.

 López nunca se imaginó que podría obtener un diploma otorgado por la Universidad Central de Venezuela (UCV) y que lo recibiría de manos de la propia Rectora. Ahora, tiene un diploma que cita: “Por haber culminado satisfactoriamente sus estudios en capacitación como Constructor Popular en la Escuela de Arquitectura Carlos Raúl Villanueva de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UCV, sírvale el presente diploma como prueba de su aprovechamiento en los estudios y de valiosa recomendación para cualquier asunto de gracia ante las autoridades universitarias”. Hoy dice orgulloso: “soy ucevista”.

La nota completa fue publicada en la edición especial por el 41 aniversario de Diario 2001. Próximamente, subiremos el resto de la información a nuestro portal.

21,505FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
9,290SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM

[adinserter block="1"]