viernes, abril 16, 2021

Desidia pone freno al Metro

Jesús Barreto

Cada hora se registra al menos una falla en alguna de las cuatro líneas del Metro de Caracas.
El dato, obtenido de una base de datos elaborada por la ONG Familia Metro, parece quedarse corto frente a las reiteradas quejas de los usuarios del sistema de transporte.

Problemas en el frenado, deficiencias de comunicación entre los operadores de trenes y el centro de control , además de la impericia del personal para resolver los cada vez más complejos problemas del que fuera el medio de transporte masivo por excelencia de la ciudad, desde su fundación hace más de 36 años.

El sostenido éxodo de personal, debido a la desmejora salarial y la precarización de las condiciones de trabajo, los apagones registrados en el país en el pasado mes de marzo y la desinversión han ocasionado que este año no se haya cumplido ninguna de las fases del programa anual de mantenimiento, reveló Alberto Vivas, vicepresidente de la referida asociación civil.

“Los trabajos de mantenimiento no se han ejecutado como está estipulado en el programa anual de mantenimiento. No se ha cumplido ninguna de las fases y han sido sustituidos por labores menores que no tienen el alcance para mantener la operatividad del sistema en niveles aceptables. Por eso vemos cómo se propagan las fallas. No hay mantenimiento preventivo ni correctivo”, afirmó.

A juicio de Vivas, quien trabajó por más de 18 años como operador del sistema, la nula recaudación es otra de los aspectos que ha contribuido a la merma del servicio.

“El Metro no tiene una forma generar ingresos propios desde que fue suspendido el cobro del pasaje por lo costoso de los boletos. Se depende completamente de una asignación presupuestaria del Gobierno, que por la inflación y la acumulación de averías termina siendo deficitaria”, alegó.

Norma Pérez, residente del sector La Pedrera en Antímano contó que para completar el tramo desde su residencia hasta su lugar de trabajo, localizado en Bello Monte, puede tardar casi dos horas, un trayecto que en condiciones normales se atravesaría en media hora.

“Uno puede esperar en el andén hasta 30 minutos, después, luego para que salga 15 minutos y entre estación y estación hasta 10 minutos, se para en medio de los túneles. Además la mayoría de las veces los vagones no tienen aire acondicionado. Uno lo usa porque es gratis y los pasajes están muy caros, no como antes por la rapidez y la comodidad”, expresó.

Relatos como el de Pérez se multiplican a diario en todas las estaciones. El confort, que distinguió al Metro hasta mediados de la década pasada fue sustituido por el silencio oficial y la palpable desidia que abarca desde la poca iluminación hasta las escaleras mecánicas dañadas.

2019-05-09

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,500FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
9,290SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM

[adinserter block="1"]