sábado, abril 10, 2021

El reciclaje como promotor de cambio social

En Venezuela, si bien en la escuela se promueve la práctica de la reutilización de materiales, no suele ser una acción masiva, sino de grupos pequeños

Ingrid Bravo Balabú

El reciclaje es algo más que separar productos para darle segunda oportunidad. Es una acción social beneficiosa que genera ingresos y la disminución de la huella ambiental.

El Tereftalato de Polietileno (PET) es un tipo de plástico, 100% reciclable, empleado en la fabricación de envases. Grupos ambientalistas y ONG dedican horas en la promoción del reciclaje sobre la base de los objetivos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El organismo multilateral indica que al reutilizar los envases de plástico se activa la economía circular, reducción en la elaboración de materiales vírgenes; el desarrollo sostenible, preservación de los recursos natural y el ecosistema; hasta avanzar en la conformación de empresas de Triple Impacto, como se conoce a todas aquellas organizaciones que impulsan el valor social, a través de prácticas ambientales y sociales respetuosas.

En Venezuela, si bien en la escuela se promueve la práctica del reciclaje, no suele ser una acción masiva, sino de grupos pequeños.

En cifras

Una encuesta realizada por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP), en septiembre de 2019, indicó que Venezuela produce a diario 30.000 toneladas de basura, pero esta no es seleccionada para usarla como insumos en la elaboración de nuevos productos.

El mismo estudio reflejó que 11,3% de los entrevistados quema los desechos, mientras que 6,9% los arroja al mar. Esta lesiva práctica afecta directamente la vida de las especies marinas, además de afectar significativamente los balnearios.

Según información divulgada por la ONG Vitalis: “Venezuela requiere de alrededor de 150 rellenos sanitarios para atender la necesidad actual de disposición final de los desechos sólidos. De los que existen, solo uno cumple con las disposiciones ambientales y sanitarias”, reza el portal.

Según los expertos, al menos 80% de los desperdicios permanece en las ciudades. “Sus consecuencias las palpamos directa o indirectamente sobre nuestra salud, con un marcado deterioro del paisaje urbano. Ud. se preguntará, ¿A dónde debería ir esta basura? La respuesta es sencilla: A lugares apropiados donde los residuos sólidos reciban el tratamiento sanitario y ambiental mínimos, para que la solución no forme parte del problema”, se lee en la web de la referida agrupación.

A diferencia de México o Brasil, países donde el reciclaje produce los recursos económicos para el sustento de familias enteras, en Venezuela, esto no ocurre. Todos los residuos, sin clasificar, terminan en un mismo lugar.

Acciones oficiales

El Ejecutivo venezolano presentó un conjunto de disposiciones para el uso, reciclaje y procesamiento de papel, cartón, vidrio y plástico. La normativa apareció publicada en la Gaceta Oficial N° 42.011, del 19 de noviembre de 2020.

El instrumento lleva por nombre Normas sobre la Responsabilidad Extendida del Productor de envases, empaques y envoltorios de papel, cartón, plástico y vidrio de un solo uso y neumáticos. Este texto legal instruye a los productores a procesar, seleccionar y transportar los residuos.

El artículo prevé: “En el Sistema de Responsabilidad Individual el Productor establecerá y ejecutará su propio procedimiento de retomo, acopio, depósito y transporte de los bienes seña lados en esta Resolución, en su fase postconsumo, en cuyo caso la formulación, presentación, financiación e implementación del sistema es de su exclusiva responsabilidad”.

Le corresponderá al Ministerio para el Ecosocialismo la evaluación ambiental correspondiente para el otorgamiento de las constancias de registro y la aprobación de los Programas de Responsabilidad Extendida (Prorep).

Una empresa venezolana produce resina reciclable

La compañía Plastitec Group es una empresa venezolana nacida en plena pandemia por el coronavirus y que se dedica a la producción de resina reciclable.

Su misión indica que quiere “generar un impacto positivo en el medio ambiente y la sociedad con la regeneración y recolección de plástico PET post consumo” dedicado al sector alimentación.

La planta de procesamiento, ubicada en Guatire estado Miranda, regenera 665 millones de botellas PET al año, equivalentes al peso de 79 aviones Boeing 747.

En el local se reciben los envases y se procede al lavado y molienda, la transformación en flakes con el uso de la máquina Vacurema Prime de Erema, que emplea tecnología de última generación. Por último, se procede al almacenaje y regeneración.

La compañía fabrica envases semiherméticos redondos, triangulares, rectangulares y antiderrames. Sus productos, cuya característica principal es un leve color grisáceo, pueden usarse infinitamente. Son recomendados para emprendedores y distribuidores de la industria química, belleza y farmacéutica, entre otros.

Recomendaciones de la ONU

Los asistentes a la  Cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, celebrada en Kenya, en marzo de 2019, acordaron que los países avancen hacia la disminución en el uso de plástico virgen a 2030.

En las deliberaciones se conoció que cada minuto se vende un millón de botellas de plástico. “Al año, se usan 500.000 millones de bolsas. Ocho millones de toneladas acaban en los océanos cada año, amenazando la vida marina”, fueron algunas de las preocupantes cifras presentadas en plenaria.

Se estima que si no se toman los correctivos necesarios, en 2050,  habrá más plástico que peces en el mar. Por eso es necesario que gobernantes y sociedad civil lideren planes para promover el reciclaje y la conservación del planeta.

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,487FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
9,250SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM