viernes, mayo 7, 2021

Reliquias del beato José Gregorio serán veneradas en Bolívar y Guayana

Las reliquias del beato José Gregorio Hernández, el «Médico de los pobres», arribaron el fin de semana al estado Bolívar, donde quedarán en custodia permanente por parte de la Arquidiócesis de Ciudad Bolívar y la Diocésis de Ciudad Guayana.

El Arzobispo de Ciudad Bolívar, Monseñor Ulises Gutiérrez, estuvo a cargo de llevar la reliquia asignada a esta jurisdicción religiosa; que comprende los municipios Angostura del Orinoco (Ciudad Bolívar), Sucre (Maripa) y Cedeño (Caicara del Orinoco).

La reliquia quedó depositada en la capilla del seminario mayor «Jesús Buen Pastor» y próximamente será trasladada al lugar de veneración escogido por las autoridades de la arquidiócesis en la capital bolivarense.

Por su parte, en Ciudad Guayana se recibió otra reliquia del beato José Gregorio Hernández; que estará bajo la custodia permanente de la Diócesis de Ciudad Guayana; que comprende los municipios Caroní (Ciudad Guayana), Piar (Upata), Padre Pedro Chien (El Palmar), El Callao (El Callao), Roscio (Guasipati) y Sifontes (Tumeremo).

La misma llegó a la ciudad en manos del Obispo de Ciudad Guayana, Monseñor Helizandro Terán Bermúdez.

Este elemento de veneración del beato José Gregorio Hernández quedará bajo custodia; y exhibición permanente a partir del sábado 8 de mayo en la Iglesia San Buenaventura; en el sector El Roble de la parroquia Dalla Costa, en el este de Ciudad Guayana.

Por ahora, las autoridades de la diócesis de Guayana se encuentran preparando el cronograma de actividades y visitas para que los feligreses puedan venerar esta reliquia; en el marco de las medidas de bioseguridad exigidas por la pandemia de Covid-19.

El médico José Gregorio Hernández fue declarado beato de la Iglesia Católica el pasado viernes 30 de abril; tras muchos años a la espera del reconocimiento por los milagros realizados en favor de miles de hombres, mujeres y niños en todo el país.

La Iglesia Católica aprobó elevarlo a beato, un paso previo a la santidad tras estudiar y confirmar desde el punto de vista científico; y teológico el milagro de la curación de una niña que había recibido un disparo en la cabeza, con pérdida de masa encefálica.

A pesar que los galenos daban por hecho que la niña fallecería por la herida; o al menos quedaría incapacitada mentalmente, la familia pidió un milagro al Dr. José Gregorio Hernández y en poco tiempo la pequeña se recuperó totalmente de sus lesiones, sin registrar ningún tipo de secuela.

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,578FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
9,460SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM