lunes, enero 25, 2021

Un ladrón se confunde y lleva a juicio al policía equivocado

Un ladrón ha sentado en el banquillo de los acusados al agente de la Guardia Urbana de Barcelona equivocado al acusarlo erróneamente de haberle causado lesiones en un ojo que le provocaron una ceguera en el mismo, durante una actuación en las Ramblas en 2016 que frustró el robo de la cartera a un turista.

El juicio contra el policía, para quien la Fiscalía pedía dos años y un mes de cárcel, iba a celebrarse este martes. Pero una “sorpresiva” revelación por parte de la acusación, que solicitaba siete años de prisión, ha paralizado la vista.

Tal como ha detallado el abogado del ladrón, el agente procesado no es el responsable de haberle causado graves lesiones en un ojo. El correcto oficial a acusar era el compañero de patrulla del supuesto autor del puñetazo que las provocó. Una circunstancia de la que sólo se ha dado cuenta hoy cuando lo ha visto en persona.

A raíz de esta “circunstancia sorpresiva”, el presidente de la sala ha ordenado devolver la causa a instrucción para que el ladrón identifique al supuesto agresor. Ya que, como han informado a Efe fuentes judiciales, no se ha practicado ninguna rueda de reconocimiento.

No obstante, el tribunal ha optado por no absolver al policía acusado, puesto que su letrada había denunciado previamente un error procesal.

Además de la pena de cárcel, la Fiscalía solicitaba también que se indemnizara a la víctima con 55.650 euros por las lesiones y las secuelas. Además, acusaba al Ayuntamiento de Barcelona como responsable civil subsidiario.

Fecha de los hechos

Los hechos sucedieron poco después de las 2 de la madrugada del 16 de abril de 2016. Un guardia urbano de Barcelona intervino para evitar que la víctima se llevara la cartera que acababa de robar a un turista inglés.

En el marco de dicha actuación, en la que se logró recuperar la cartera y denunciar al ladrón -que acabó condenado por un delito leve contra el patrimonio-, éste resultó golpeado por uno de los agentes. Que, presuntamente, quería menoscabar su integridad física.

De acuerdo con el relato del ministerio público, el urbano habría propinado un golpe en el ojo izquierdo de la víctima causándole una perforación del mismo y un cuadro de amaurosis (ceguera).

El fiscal le imputaba por ello un delito de lesiones imprudentes. Esto al considerar que desconocía que la víctima había sufrido diversas intervenciones oculares desde 2009 que influyeron en la “tórpida evolución del proceso asistencial”.

Por estos mismos hechos, la acusación solicitaba hasta siete años de cárcel y 200.000 euros de indemnización por un delito de lesiones graves del que se ha desdicho al constatar que se trataba del agente equivocado.

Poco antes, la defensa había solicitado la anulación del juicio debido a la ausencia del turista inglés, que consideraban un testigo crucial de la supuesta agresión pero que no ha podido ser localizado en ningún momento del proceso, por lo que el tribunal ha rechazado esta petición.

Visita nuestra sección Mundo Loco.

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,315FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
8,750SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM