jueves, febrero 25, 2021

Último Glaciar de Venezuela, investigación de consecuencias del cambio climático

Los glaciares venezolanos son los primeros glaciares tropicales, del sistema andino, que desaparecen. Esta investigación es de referencia mundial y ya equipos de investigadores en otros lugares del planeta conectan con esta experiencia para nutrir la suya; las huellas del calentamiento global, bien por cambios de temperaturas propios de la tierra o por la influencia de la humanidad; por la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera.

​Cherry Andrea Rojas es una bióloga que se especializa en la briología. Ella sigue de cerca a los musgos, que anteceden la llegada de otras especies vegetales. Tiene tan solo 30 años y se perfila como una investigadora en su área.

En diálogo con Sputnik, Rojas relata la importancia de esta investigación y de que se mantengan en Venezuela profesionales que se forman al calor o al frío; a cualquier altura, sobre cualquier cumbre.

Proyecto «Último Glaciar de Venezuela»

El proyecto estudia la formación del nuevo ecosistema luego de la desaparición del glaciar, esto en ecología se conoce como Sucesión Primaria.

Cuando un glaciar desaparece, deja tras él roca inerte; roca ahora expuesta a los elementos (aire, agua, sol) y a organismos que van llegando a colonizarla. Los primeros en llegar son los líquenes, que son organismos con requerimientos muy simples para su supervivencia pero que van degradando la roca y formando espacios más propicios para otros organismos como las briofitas (musgos y hepáticas). Las briofitas van creando poco a poco suelo y formando materia orgánica; así, lentamente se van desarrollando sustratos para organismos más exigentes como las plantas vasculares que con sus flores van atrayendo polinizadores, como insectos y colibríes exclusivos de la alta montaña. Así se va llegando y estableciéndose la vida y formando nuevos ecosistemas.

Para estudiar este increíble evento se necesitó un equipo multidisciplinario, geógrafos, biólogos, botánicos, microbiólogos, briólogos; liquenólogos y ecólogos que además de ser especialistas en temas particulares (que no es fácil de conseguir) también debían tener las condiciones físicas y mentales para llegar al sitio de muestreo; nuestro último glaciar, el del pico Humboldt a 4.980 m  y  a dos días de una dura caminata.

Venezuela ha participado en monitoreos del cambio climático

Desde hace varios años Venezuela ha participado en redes globales de monitoreo del cambio climático. Una de ellas es la RED GLORIA, que es un sistema de monitoreo para evaluar el impacto del cambio climático en la biodiversidad de las cumbres más alta del mundo; la finalidad de este sistema es producir información para el desarrollo de acciones de mitigación y adaptación para reducir la vulnerabilidad de los ecosistemas.

En Venezuela, existen 7 cumbres dentro de la red GLORIA, donde participan científicos muy comprometidos del Instituto de Ciencias Ambientales y Ecológicas de la Universidad de los Andes, varios de ellos también participantes del proyecto «Último Glaciar de Venezuela». El Dr. Luis Daniel Llambí es el actual responsable de esta red de monitoreo y también responsable de nuestro proyecto.

Importancia de los glaciares

En el sistema Tierra los glaciares son importantes elementos simbólicos y culturales, pero también tiene una gran importancia hídrica y climática. Los glaciares son una importante reserva de agua dulce y como sabemos son muy sensibles a los cambios ambientales. Una de las pruebas más vívidas del cambio climático ha sido el derretimiento de los glaciares en muchos lugares del mundo.

En los países andinos se encuentra el 99% de los glaciares tropicales, en algunos de estos países como Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú; los glaciares son un importante recurso hídrico para las comunidades circundantes, son la fuente más cercana de agua dulce, a veces su única fuente. El derretimiento de glaciares en el trópico provocará importantes cambios hidrológicos que afectarán a comunidades y ecosistemas.

En Venezuela este no es el caso, las comunidades andinas mantienen sus recursos hídricos gracias a otras fuentes, como ríos y lagunas que depende de las lluvias. Sin embargo, el impacto cultural en Venezuela es grande; en los años 1800 la sierra andina merideña contaba con glaciares en la mayoría de sus cumbres, la llamaban la ciudad de las nieves eternas; ahora contemplamos unas montañas sin los blancos glaciares, ahora son montañas grises e imponentes, las nevadas cada vez menos frecuentes dibujan lo que fueron en el pasado, y a nosotros siempre nos devuelven la emoción de lo que añoramos.

Impacto de la pérdida de los glaciares

En Venezuela el mayor impacto de la pérdida de estos glaciares ocurre a nivel del turismo, muchas personas, como deportistas o aficionados al montañismo; que venían de todas partes del mundo y año tras año a conquistar las montañas nevadas de Venezuela; el pico Bolívar y el Pico Humboldt en particular, ahora se encuentran con un paisaje diferente.

El sistema teleférico era una excelente fuente de ingresos para muchos merideños y una oportunidad única para que cualquier persona de cualquier edad pudiera ver de cerca estos majestuosos glaciares y ahora no están.

Algunas políticas de Estado intentaron salvar los relictos del Glaciar Humboldt, creo que eso permitió que se retrasara un poco la desaparición del glaciar; sin embargo, hay fuerzas mayores que se los están llevando, el cambio climático.

¿Qué deteriora los glaciares?

La Tierra tiene procesos de calentamiento y enfriamiento naturales. En los períodos de enfriamientos que también se les conocen como glaciaciones, los glaciares se forman; luego vienen los periodos de calentamientos o períodos interglaciares en los que los glaciares van desapareciendo lentamente; es parte del ciclo natural de la Tierra, claro en esto ocurre en periodos de tiempos de miles de años. Sin embargo, la desaparición actual de los glaciares lo estamos acelerando con los cambios ambientales globales ocasionado por nuestra dependencia a los combustibles fósiles, la deforestación y las malas políticas de mitigación.

América Latina no genera más del 4% de los gases de efecto invernadero ¿Tiene sentido insistir en la mitigación o reducción de la emisión de los GEI en esta región?

Siempre tiene sentido insistir en la mitigación y reducción de la emisión de los gases de efecto invernadero. Todos debemos hacernos responsables de nuestros efectos sobre el planeta, solo tenemos uno. Y aunque no seamos los principales emisores de GEI, la reeducación a cambiar nuestros hábitos de consumos siempre nos traerán algún beneficio; así sea a nivel regional, de nuestra comunidad o familia. La concientización a largo plazo siempre es una gran inversión.

Visita nuestra sección Curiosidades.

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online 

21,361FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
8,910SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM