viernes, mayo 14, 2021

El duque de Edimburgo y sus infidelidades

El príncipe Felipe demostró siempre su lealtad a la corona y ha sido el mejor compañero de la reina, el hombre que ha tenido que ir dos pasos por detrás de la monarca.

Durante los setenta y tres años de matrimonio con Isabel II se han atribuido varias amantes o amigas intimas, muchas de ellas parte de la aristocracia, como Penélope Romsey.

Crisis matrimonial

Fue entre octubre de 1956 y febrero de 1957, cuando el duque de Edimburgo emprendió un viaje empezaron a surgir los rumores sobre sus supuestas infidelidades. A la reina Isabel le molestaron las especulaciones sobre una supuesta ruptura que publicaron en los periódicos y tomó la decisión de autorizar una negociación oficial de cualquier problema conyugal entre ellos: «Es completamente falso que haya alguna grieta entre la reina y el duque», rezaba el comunicado.

Entre los rumores de amores esta la actriz Pat Kirkwood, la cantante Helen Cordet o la presentadora de televisión Katie Boyle, la cantante Héléne Cordet, la actriz Mele Oberon, la novelista Daphne du Maurie, hasta damas de círculos aristocráticos, tales como Jane, condesa de Westmorland; Sacha Abercorn, esposa del quinto duque de Abercorn; la princesa Alexandra, prima de la reina; e incluso Lady Penny, la ex pareja de su propio primo, con quien tenia una amistad muy especial desde los años 70.

Foto archivo de la actriz Pat Kirkwood
Foto archivo de la presentadora de de televisión Katie Boyle
La actriz Cobina Wright, con la que el príncipe Felipe quiso casarse.

Felipe estaba acostumbrado a que ninguna mujer se le resistiera, y en ocasiones ellas eran quienes lo buscaban. Con Helene Cordet se rumorea que tuvo incluso un hijo.

Con Lady Penny Brabourne en 1975, con la que se le ha relacionado muchos años.

En realidad uno de los mayores escándalos fue debido a Romy Adlington, novia de su hijo Eduardo cuyo testimonio asombró al mundo. Cuando sólo tenía 16 años y Felipe 66, le hacía insinuaciones, la miraba de manera lasciva y tocaba sin su permiso. Romy se sintió muy incómoda y ése fue uno de los motivos por los que decidió terminar su noviazgo.

A pesar de los innumerables deslices, nada fue suficiente para romper el matrimonio de 73 años con la reina Isabel II.

Con información de Diario de Sevilla.

Visita nuestra sección En el Chisme.

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,609FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
9,500SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM