jueves, enero 21, 2021

Rusia hace sus deberes en el partido inaugural

2001.com.ve 

Rusia, impulsada por el fulgor de Aleksandr Golovin y Denis Cheryshev, inauguró su Mundial como ansiaba y como pocos creían en el país, no por el triunfo, esperado, sino por la claridad de la victoria (5-0) que logró ante una endeble Arabia Saudí, muy permeable atrás e ineficaz en ataque.

De nada le valió al equipo de Juan Antonio Pizzi tratar de manejar el balón, de adueñarse de la mayor posesión posible e incluso de llegar de forma esporádica a las inmediaciones del área de Igor Akinfeev.

Rusia, sin hacer nada del otro mundo, tan solo con los destellos de Yuri Gazinsky, pretendido por algún grande como el Juventus, y por Denis Cheryshev, jugador del Villarreal español, que había relevado al lesionado Alan Dzagoev, resolvió el trámite sin mayores problemas antes del intermedio. Luego Artem Dz

Un centro del zurdo del CSKA permitió a Yuri Gazinsky, completamente solo tras la caida de un zaguero saudí, inaugurar el Mundial con un preciso testarazo al que no pudo responder Abdullah Al-Mamuaiouf.

La entrada de Cheryshev dinamizó las contras de los anfitriones. El zurdo formado en la cantera del Real Madrid exhibió su clase y rapidez por la izquierda, y Golovin, con más libertad, fue una pesadilla para Arabia Saudí, cuyas pérdidas en la medular eran un auténtico regalo para sus rivales.

Una de esas acciones acabó, poco antes del descanso, con balón a Cheryshev a la izquierda del área saudí. El extremo del Villarreal dribló a dos oponentes de forma simultánea con un recorte pleno de clase al elevar el balón de forma sutil y fusiló al portero de la selección asiática, 2-0.

Los ‘halcones verdes del desierto’ respondieron con un par de aproximaciones peligrosas, pero su falta de pegada fue absoluta y lo pagó de nuevo.

Golovin volvió a fabricar otro envío al área que aprovechó, con otro testarazo, Artem Dzyuba, que acababa de reemplazar a Smolov, para cerrar el encuentro inaugural de forma plácida y esperanzadora para la hinchada de Rusia, que tuvo la fortuna de vivir dos magníficos tantos en la prolongación de Cheryshev y Golovin.

Esto era lo que necesitaban los hombres de Chercheshov. Alejar los nervios y permitirse ganar en confianza para alejar las dudas, aunque, obviamente, la gran exigencia le llegará en los dos siguientes compromisos. Egipto y Uruguay la incrementarán sin duda.

21,308FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
8,730SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM