jueves, marzo 4, 2021

Hungría veta la adopción a parejas del mismo sexo

En Hungría las parejas del mismo sexo perdieron la posibilidad de adoptar tras una reforma constitucional que limita el concepto de familia.

La modificación quedó aprobada entre protestas de la comunidad LGTB+ y de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

La mayoría absoluta en el Parlamento del Fidesz probó este martes una enmienda a la Constitución y una ley que solo permiten la adopción a los matrimonios. Pese a las protestas de la comunidad LGTB+, de la oposición y de diferentes ONG.

EL NUEVO MARCO LEGAL

Las enmiendas aprobadas establecen en la Constitución que «la madre es mujer, el padre es varón». En el mismo párrafo que ya estipula que «el matrimonio es la unión de una mujer y un hombre».

Otra reforma legal sólo autoriza la adopción a los matrimonios, lo que supone excluir a los miembros de la comunidad LGTB+, pero también a todos los solteros.

Puede haber excepciones, y alguien que no esté casado puede solicitar la adopción. Pero será el Gobierno, concrétamente la ministra de Asuntos Familiares, quien determine en última instancia si procede.

Hasta ahora las parejas LGTB+ tenían la opción de adoptar por el resquicio legal que permitía la adopción individual, pero esa ventana se cerró ahora.

La mayor ONG de Hungría por los derechos LGTB+, Háttér, criticó que el Gobierno anteponga su agenda ideológica nacionalcristiana a la posibilidad de que los niños puedan ser acogidos en una familia que los quiera.

Mientras que en otros países los Gobiernos intentan asegurar que los niños puedan crecer en familias, «en Hungría esta posibilidad se limita gradualmente, considerando como secundarios los intereses de los menores», asegura esa ONG en un comunicado.

CRÍTICAS A LA NUEVA LEGISLACIÓN

«Un nuevo día oscuro para Hungría», titula su comunicado la organización pro derechos humanos Amnistía Internacional (AI).

«El Fidesz dio otro paso más para que las personas LGTB+ sean consideradas de segunda categoría», afirma esa organización.

Según AI, este «es un día oscuro para la comunidad LGTB+ de Hungría desde el punto de vista de los derechos humanos y para todos aquellos que consideran importante la igualdad y la dignidad».

La organización subraya que las nuevas leyes «homófobas y transfobas» son un nuevo capítulo «dentro de la campaña del Gobierno contra la comunidad LGTB+».

TRADICIONALISMO

El discurso oficialista justifica los cambios porque «nuevas ideas del mundo Occidental ponen en peligro el derecho de los niños a un desarrollo sano». Según resumió la ministra de Justicia, Judit Varga, autora de los cambios aprobados.

Esa lucha contra las «ideas occidentales» es el motivo por el que el Gobierno incluyó en el texto de la Constitución que los niños recibirán una educación basada en valores cristianos.

El Gobierno de Orbán, en el poder desde 2010, ya estableció en la Constitución, la defensa del modelo tradicional de familia.

«Hungría defiende la institución del matrimonio, como la unión contraída voluntariamente por un varón y una mujer».

En esa Constitución se establece a «la familia y la nación como el marco principal de la convivencia», y se define a la familia como «la base para la supervivencia de la nación».

La lucha para defender los valores considerados por el Gobierno «tradicionales» llegó hasta tal punto que en mayo de 2019 el presidente del Parlamento, el ultraconservador László Kövér, comparó a los homosexuales que quieren adoptar con pedófilos.

«Hungría es un país tolerante y paciente con la homosexualidad, siempre que dejan en paz a nuestros hijos», afirmó también Orbán en el pasado.

EFE

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,385FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
8,970SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM