viernes, abril 16, 2021

José Antonio Gil Yepes: EEUU no quiere invadir porque el costo es alto

Deisy Martínez | [email protected]

En momentos de gran incertidumbre por el futuro del país, con una población ávida de respuestas porque lo precipitado de los acontecimientos políticos no permite entender lo que ocurre, ni prever si finalmente llegará el momento de aplicar las soluciones que lleven a la superación de la crisis, actores como la encuestadora Datanálisis tienen un nicho importante para hacer estudios y presentar análisis y escenarios con ciertas estimaciones de lo que pueda ocurrir en Venezuela.

Independientemente de que las opiniones de los especialistas puedan ser aceptadas o no por los ciudadanos, otros expertos o clientes, la necesidad de recibir orientaciones está y hay que satisfacerl. Por ello, el director de la firma, José Antonio Gil Yepes habla del evento denominado Escenarios Datanálisis: ¡Prepárate para el futuro! que se llevará a cabo el 22 de mayo en el Hotel Marriott en Caracas, a la vez que ofrece un panorama general de la situación política, económica y social, especialmente a raíz de los hechos del 30 de abril de de este año.

-¿Qué escenarios se plantean en nuestro país como salida o no a la crisis, luego del madrugonazo del 30-A?

Los escenarios que se están considerando son: el escenario cívico, según el cual, a través de unas negociaciones se llegan a elecciones, y a un cambio de gobierno, eso depende de dos grandes factores, uno, del empeoramiento de la situación socioeconómica del país que eleva la presión y la protesta, y dos la articulación de la oposición que tenga la capacidad de movilizar a la gente en esa protesta, con el apoyo internacional, que era lo que se pensó que podía pasar el 30 de abril y 1 de mayo.

Estados Unidos (EEUU) lo vería con muy buenos ojos, para no tener que plantear soluciones militares. Otro escenario es una junta cívico militar que sería más militar que cívica, en el cual el agravamiento de la situación venezolana que será una constante para llegar a cualquier escenario, porque el Gobierno no está haciendo nada para mejorar la economía, llevará también a la intensificación de la protesta, sea articulada por los partidos que la pueden aprovechar para negociar con el Ejecutivo o gente que de forma espontánea salga a la calle y viene la represión, hasta que los militares digan no seguimos en esto e intervengan para que se conforme una junta que luego llame a comicios.

Un tercer escenario es el de una invasión militar, bien sea de EEUU o de una fuerza multilateral que parte parte de una profunda crisis que produce migraciones ( la ONU habla de 3 millones 700 mil venezolanos) lo cual es inmanejable para cualquier país y con ello protestas y militares en la calle reprimiendo porque no se logra una negociación ni una renuncia presidencial. Y el cuarto es que (Nicolás) Maduro se queda, a través del reforzamiento del apoyo de Rusia, Cuba, Irán, entre otros, una débil oposición y manifestaciones dispersas, individuales y esporádicas por falta de organización, lo que produce desgaste y fortalece al Gobierno.

-¿Qué tan lejanas lucen unas elecciones?

Yo creo que ese escenario no es el más probable sino el de una junta cívico militar, no por lo que pasó el 30 de abril, eso viene de antes. Pero a partir de ese día se dieron fenómenos interesantes como el del general Manuel Cristopher Figuera ( exjefe del Sebin) que sólo fue destituido, ¿por qué no está preso?, aunado a la liberación de (Leopoldo) López.

Uno se pregunta ¿hasta dónde llega el apoyo de la Fanb a Maduro? Figuera dice que no es desleal, que apoya al Gobierno pero que no puede seguir ignorando al pueblo y con ello se deslastra de lo inmoral de la traición . Esa tercera vía dentro de la postura militar frente al Gobierno es interesante, es retadora y riesgosa para el actual gobernante.

Otra interpretación del 30 de abril es la conversación que se dijo tuvo (Wladimir) Padrino López con la otra parte, con Estados Unidos involucrado, él mismo reconoció que le hicieron una oferta engañosa, eso más la no prisión de Figuera y la liberación de López son indicios de que puede haber negociación, pero no tenemos certeza.

-¿De darse una transición política sería con el chavismo involucrado o mediante una ruptura total?

La ruptura total con el chavismo para un cambio de Gobierno no existe, tendría que haber una invasión, porque la mayoría de los militares de alto rango están lo suficientemente ligados con el Ejecutivo. Pero la invasión es muy difícil porque EEUU no quiere invadir, está haciendo todo lo posible para evitarlo, ha sido muy abierto en sus manifestaciones a favor de (Juan) Guaidó, pero pasa el tiempo y nada porque saben que dicha acción tiene un costo horrible, de vidas y eso se traduce en tiempo para Maduro y los países aliados que siguen haciendo tremendos negocios.

-¿Por cuánto tiempo se puede prolongar esta situación en el país? La gente se pregunta siempre ¿podemos estar peor?

Depende de los factores que mencioné y que el nivel de la crisis siga creciendo. Se debería promover la articulación de la oposición con acciones de calle que obliguen al presidente a plantear una salida o esas protestas producen represión y los militares deciden que no van a reprimir e intervienen, mientras tanto la crisis económica seguirá produciendo migraciones que están poniendo a algunos países en jaque por la cantidad de venezolanos que deben absorber, sobre todo Colombia.

Se puede prolongar la crisis, pero también hay probabilidades de que esto cambie, pero las posibilidades de que esto ocurra no es 90% – 10%, es 60%-40%, porque la oposición está desarticulada, EEUU está ocupado en otras cosas, Rusia, Irán y Turquía apoyan a Maduro porque hacen negocios como los chinos. Este gobierno estaba listo en el revocatorio, 80% frente a 20% perdía Maduro, pero salieron otras opciones y llegamos aquí.

-¿A quién le echa la culpa el venezolano de la crisis? ¿A Maduro, a Guaidó o a Trump?

70% de los venezolanos piensa que el culpable es Maduro o sus ministros o el Gobierno en general. 20% dice que es la gente, es decir, nosotros mismos. El porcentaje de la oposición es mínimo porque no tiene visibilidad, peso, vigencia, no está peleando batallas aunque sea perdiendo, no aparece porque no está en la pelea, como para achacarle los problemas del país. Guaidó por su parte no tiene sustentación, no tiene todos los partidos a su disposición para dirigirlos en una sola dirección, no tiene control, como para culparlo de la crisis.

-¿Cuáles son las expectativas de cambio en el ciudadano antes y después del 30 de abril?

No tenemos mediciones de mayo todavía, pero en la última encuesta que finalizó la tercera semana de abril, Juan Guaidó le gana en un cara a cara a Maduro en unas elecciones libres 82% a 18%. Y 79% de la opinión pública cree que Maduro debe salir del poder en el 2019. El político mejor evaluado sigue siendo Guaidó. A finales de enero tenía una valoración positiva de 61% y al día de hoy 58% que desde el punto de vista estadístico es el mismo número.

La gente se desespera porque Guaidó no logra un cambio ya, pero la cultura venezolana es mala consejera porque a veces plantea cosas que no son racionales: uno, tiene que ser ya porque me molesta, dos: tienes que ser tú Guaidó el que debe sacar a Maduro, yo no me meto porque me matan, no voy a pagar el precio.

Es una máquina demoledora que no permite que ningún líder político se sostenga y tiene una causa y es que no hay liderazgos ni organizaciones confiables, porque prometen unas cosas que luego no cumplen, algo que no es nuevo, ni siquiera fue un problema de los gobiernos adecos y copeyanos, forma parte de la historia venezolana, es esencial en la explicación del subdesarrollo de los países pobres que son la mayoría. No es porque la gente sea malcriada pero han internalizado un paradigma de conducta negativo, hazlo tú, no yo y si no lo haces hablo mal de ti. Pero también es un círculo vicioso porque si no se prometen las cosas para ya, la gente no se motiva y no actúa.

-¿Qué aprendizaje le debe quedar al venezolano cuando se llegue a superar la crisis?

Es importante que cada quien tenga un análisis y plan de vida, como persona, como empresa, como organización, tener puntualizado aspectos para gerenciar con actitud proactiva, estudiar la situación e ir tomando decisiones constantemente para ajustar las cosas que cambien en el entorno.
Si las empresas pueden exportar deben hacerlo porque se puede aun con todas las dificultades.

2019-05-12

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online 

21,500FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
9,290SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM

[adinserter block="1"]