jueves, abril 15, 2021

Videntes y brujos calman a la población en tiempo de pandemia

María Isabel Rangel | [email protected]

En estos tiempos de crisis y pandemia los venezolanos solicitan la «orientación religiosa» de videntes y brujos para buscar alguna solución a sus problemas económicos, maritales o de salud.

“Las personas recorren a nosotros porque su fe los calma en estos momentos de incertidumbre”, así lo mencionó Rodolfo Armas, de 35 años, santero y residente de Carapita.

De la misma forma, Luna Marín (48), vidente, señaló que “no hay duda de que el mundo está pasando por una fase de desesperación, a veces leerles la fortuna y hacerles saber que todo estará bien les da confort”.

Armas es santero desde hace 20 años, aunque trabaja como técnico de aparatos electrónicos, en su tiempo libre hace consultas.  “Leo los caracoles pero no es mi profesión”, comentó Armas, al igual que como el COVID-19 ha mermado la demanda de consultas.

Marín, quien vive en El Guarataro y desde hace 30 años lee las cartas, aparte se gana la vida como repostera. “Nací con este regalo, y me gusta usarlo para el bien, como es debido”.

Pandemia

“He tenido que parar con las consultas constantes por la pandemia pero cuando es alguien cercano suelo ir a su casa y realizarla allá”, indicó el joven Armas. De igual modo, Marín comentó que “perdí mucha clientela regular por la pandemia”, y a su vez añadió que “con mis clientes se cumplen las normas”.

Consultas

Armas explicó que sus consultas son en persona, “lo ideal es que se esté con la persona”, señaló el joven. “No hago consultas online por ningún medio, no es lo recomendable”, agregó el técnico.

Mientras que Luna Marín aportó que “leer las cartas o cualquier otro tipo de consulta online no es lo correcto, debe ser cara a cara”. Y de la misma manera afirmó que “no hago consultas a domicilio porque no me siento cómoda leyendo las cartas en cualquier lado”.

Pagos y costos de videntes y brujos

Rodolfo Armas confesó que no solía cobrar por sus consultas antes pero a causa de la crisis económica comenzó a hacerlo, “lo hacía como ayuda a la comunidad, pero cuando la situación se volvió grave lo vi como una fuente de ingresos extras”, comentó el técnico.

De la misma manera indicó que tiene muchos métodos de pago, “el pago puede ser en bolívares, dólares. Incluso he tenido clientes que me han pagado con comida”.

Por su lado, la repostera dijo que “el precio para mis consultas es de 5 dólares, pero hay clientes que quieren limpiezas espirituales u otras cosas y en esas ocasiones el precio sube”.

“La mayoría de veces mis clientes lo que buscan es limpieza y tranquilidad espiritual”, afirmó Armas.

Luna Marín añadió que “casi nunca buscan hablar con sus seres queridos fallecidos y no me gusta mucho esa parte de la práctica”.

Una de las cosas más conocidas de Venezuela es su fe, lo religioso que es el país y las diferentes religiones que se practican en el territorio.

DATO

92% de la población venezolana sigue la religión del catolicismo. El 7% de los ciudadanos del país son afines a otras religiones como el evangelismo, el judaísmo, el islam u otro quienes acuden a videntes y brujos. Mientras que el 1% restante es ateo, según estadísticas publicadas por el Gobierno de Nicolás Maduro en el 2017.

Sigue informado visitando la sección Nacionales

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,495FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
9,280SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM