sábado, abril 10, 2021

El mega machismo en la política venezolana

Inician los festejos por el día de la mujer en Venezuela y es propicio poner en las redes institucionales de los partidos políticos fotos y frases hermosas. Pero, cuando la verdad es que el machismo que existe puertas adentro es gigantesco.

Históricamente, los cargos de candidates terminan siendo 10% para mujeres y si acaso. ¿El resto? Puros heteros del género masculino y hago esta distinción porque en los partidos políticos hay bastante “enclosetados” y aún así no los ponen de candidates.

Ahora bien, volviendo al tema, el hetero patriarcado en la política no ha permitido la evolución de la política misma que es tener a mujeres y hombres en el mismo status quo. Es decir, que la valoración de liderazgo sea a través de esquemas meramente profesionales o valga la redundancia del propio liderazgo. Y no por lo que se encuentre entre las piernas.

Para serles honesto, muchas líderes femeninas son tan igual de capaces como los hombres o hasta superior en esas capacidades. Y sobre todo, en cuanto a inyectar la suma de militantes y posibles captaciones de patrocinios empresariales.

Por ejemplo para nadie es un secreto que la fuga de Delsa Solorzano de Un Nuevo Tiempo trajo como consecuencia el declive de la credibilidad en esa tolda política. Ojo, no significa que no se hayan recuperado, porque fácilmente puedo decir que el liderazgo y credibilidad de Nora Bracho ha opacado la salida de Solorzano. Sin embargo, esa tolda debería considerarla como posible vicepresidente nacional.

Ahora bien, otro escenario más visible es la Asamblea Nacional saliente (2015-2020) y si no me creen, revisen quiénes eran los y las diputadas que más trabajaban, que más fiscalización hacían, que más revisaban leyes, que más efectuaban trabajo legislativo, político, social y se darán cuenta que superiores son los nombres femeninos.

En el caso actual, en la nueva Asamblea Nacional ciertamente el PSUV hizo una especie de baremo donde tiene igual o cercano números de hombres y mujeres. Pero las vocerías siempre son para los hombres. En contraposición a la pequeña bancada de la oposición dónde solamente existe una figura principal femenina, por Acción Democrática, Anyelits Tamayo.

En fin, lo que quiero demostrar con todos estos puntos es que si la política desea evolucionar, conectar con la gente, sobre todo con la generación Z y los millennials. Es momento de avanzar en la apertura del poder.

Permitir la evolución de la política, pasar del patriarcado machista a los liderazgos que realmente conectan con los sectores de la sociedad que existen y eso sólo es posible a través de una mano amiga, que en su mayoría pueden ser del género femenino.

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,487FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
9,250SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM