jueves, marzo 4, 2021

«A mi hijo lo asesinaron, no fue enfrentamiento»

Zulvyn Díaz

Familiares de Yeiker José Isturiz Flores, de 18 años de edad, denunciaron que su homicidio, ocurrido el domingo, en el barrio Santa Ana de Carapita, sector Las Torres, fue perpetrado por un funcionario de PoliCaracas en estado de ebriedad y pretenden encasillado en el renglón de los “enfrentamientos”.

Yenifer Isturiz, madre de la víctima, relató que el día del hecho el hijo de Vicmar Henríquez, oficial de la Policía de Caracas y esposa del funcionario involucrado, Lisandro José Urbina Hernández, se quedó solo en casa, cuando sus padres salieron a celebrar el día de las madres.

Un primo del niño que lo vio en la calle, avisó a su abuela paterna, quien lo invitó a comer y a bañarse mientras sus padres regresaban. Al transcurrir la tarde, el menor retornó a su residencia, a la que aún no regresaban sus padres. Un corte de electricidad oscureció el sector y la abuela preocupada por la seguridad del niño, envió a otro de sus nietos a verificar si ya estaba en compañía de sus padres, pero al llegar al sitio, el infante se topó con Urbina Hernández en estado de ebriedad, que lo ofendió, amenazó y apuntó con su arma de reglamento.

Despavorido el menor llegó a casa de su abuela y tras relatar el hecho, su hermano mayor, Yeiker José, se acercó hasta la casa de su tía política, para reclamar por el hecho y fue tiroteado por el PoliCaracas, quien le propinó un balazo en el intercostal izquierdo, que lo dejó muerto en el sitio. Los vecinos se movilizaron a prestarle auxilio a Yeiker José y lo trasladaron hasta el Hospital Pérez Carreño, pero murió en el trayecto.

Luego del crimen, los funcionarios, junto con su hijo, huyeron del lugar por la parte trasera del inmueble.

Los vecinos indignados por los hechos, lanzaron piedras contra la casa de los PoliCaracas, rompieron ventanas y rociaron gasolina para intentar quemar la vivienda, pero la acción fue impedida por una comisión de ese cuerpo policial que se presentó en el lugar.

Testigos afirmaron haber visto al Urbina Hernández recoger la concha del proyectil y luego intentaron simular un enfrentamiento, pero “todo el barrio observó cómo ese hombre mataba vilmente a mi hijo”, sostuvo la madre.

Hasta el momento se desconoce el paradero de los involucrados así como el hijo de estos. Residentes de la zona indicaron que la pareja regresó a la vivienda luego de celebrar y ambos caminaron por las calles, con el arma de reglamento en las manos.

Los parientes denunciaron el hecho ante el Ministerio Público y exigen a las autoridades hacer justicia.

Yeiker José Isturiz Flores, era bachiller y había trabajado en una franquicia de comida rápida. Hace algunos meses hizo un curso de barbería y este oficio se dedicó hasta reunir para comprar un pasaje y salir del país.

Isturiz Flores tenía pensado viajar a Colombia este miércoles, para trabajar y ayudar a su familia.

Contrario a esto, parientes y amigos despiden al joven a los pies de un ataúd, en medio del dolor, flores, llanto y sed de justicia.

2019-05-14

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online 

21,385FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
8,970SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM