domingo, junio 13, 2021

Chile: más dudas que certezas tras los comicios

El pasado domingo 16 de mayo se llevaron a cabo las elecciones para elegir a los encargados de redactar la nueva constitución de Chile. Sin embargo, este proceso estuvo marcado por la abstención y el “castigo” a la clase política tradicional, trayendo como resultado que casi un tercio de los representantes provengan de partidos independientes.

Con 99,91 % de los votos escrutados, la participación alcanzó tan solo 43 % del padrón electoral, mucho menos de los electores del plebiscito de octubre de 2020, que aprobó la realización de una nueva Carta Magna.

Los “independientes”, como se le conoció a los partidos no tradicionales que participaron, lograron 48 escaños de los 155 posibles. Por otro lado, las dos grandes listas de la oposición obtuvieron 53 asientos. La suma de estos dos supera los dos tercios de la Convención Constitucional chilena. Además, esta nueva constitución contará con 17 cupos reservados para los pueblos indígenas y tendrá paridad entre hombres y mujeres, algo inédito en el mundo.

Castigo a Piñera

El partido oficialista, que presentó una lista única (Vamos por Chile), logró 37 escaños, lo que le impedirá tener influencia en el contenido de la nueva Carta Magna y poder vetar artículos que sean propuestos. Para poder tomar una decisión, debían lograr un tercio (52) de los 155 asientos.

Marcelo Morán, filósofo chileno graduado en la Universidad de Murcia, explicó a 2001 que este revés del partido de gobierno no sorprende. 

En los análisis previos, se mostraba el descontento de los chilenos con Piñera y su gobierno. No es de sorprender que obtuvieron tan pocos escaños. Si te fijas, la creación de la nueva Constitución será liderada por políticos de izquierda”, señaló.

Siguiendo con este punto, el internacionalista Juan Francisco Contreras detalló a 2001  que este proceso electoral augura un futuro incierto en las elecciones presidenciales de noviembre de este año.

“Los chilenos demostraron poco interés en estas elecciones y esto es muy probable que se repita en noviembre, el oficialismo la tendrá difícil para revertir esta situación”, mencionó.

Cambios izquierdistas

Las últimas tres propuestas de reformas constitucionales llevadas a cabo en América de Sur tienen como punto en común que son lideradas por los partidos y políticos de izquierda en cada nación. Estos son los casos de Venezuela, Perú y ahora Chile.

Reformar constituciones es parte de la agenda de la izquierda de Latinoamérica. Es errado pensar que los problemas de cada país se encuentran en la Carta Magna. Estos gobiernos o políticos solo buscan una impunidad legal apoyada en la constitución para seguir con su mandato sin riesgos”, agregó Contreras.

Entre tanto, Morán comparó el actual proceso chileno con lo sucedido en España con el partido “Podemos”, también de izquierda, liderado por Pablo Iglesias.

“Lo que estamos viviendo en Chile me recuerda a lo vivido en España con el fenómeno Podemos y con la Acampada de los jóvenes en la Plaza del Sol de Madrid en 2011. En Chile tenemos un descontento sistemático que ha ido creciendo con el paso de los años. Como resultado de este descontento tenemos la victoria del Frente Amplio, que es como el “Podemos” chileno”, especificó.

Acompañando la idea del liderazgo de la izquierda en la redacción de la nueva Carta Magna, también se detalló que el partido comunista fue el vencedor en la ciudad de Santiago de Chile, algo no muy común.

Un Presidente “zurdo”

El próximo 21 de noviembre, Chile irá de nuevo a las urnas de votación para elegir al nuevo presidente austral para el periodo 2022 – 2026. Asimismo, hasta el día previo a las elecciones del pasado domingo, no había un claro favorito.

Luego del ‘varapalo’ que recibió el oficialismo es difícil pensar que sean los favoritos para noviembre. El descontento mostrado en las elecciones pasadas se extenderá, los ciudadanos quieren salir de la clase política tradicional”, explicó Marcelo Morán.

Por su parte, Juan Francisco Contreras se mostró preocupado por el futuro chileno ante el crecimiento de los movimientos de izquierda.

Todo lo que estamos viendo es liderado por la izquierda aprovechando el bajo porcentaje de aprobación que tiene el gobierno de Piñera. Esto solo tiene un final posible y es que el próximo presidente sea de izquierda” manifestó.

Vía a la transición

Morán señaló que el próximo presidente de la nación austral será completamente de transición mientras se presenta la nueva constitución.

El próximo presidente será de transición, sus decisiones estarán sujetas a lo que se vaya sabiendo de la nueva Carta Magna, que debería estar listo en tres años. A su vez, debe ser un candidato de izquierda o de extrema izquierda quien gobierne en el próximo periodo”, comentó.

Antes de finalizar, señaló que no le sorprendería que sea un candidato del partido comunista quien resulte victorioso en noviembre. Esto debido a la última reforma electoral que hizo Michelle Bachelet en el que es, según detalló Morán, casi imposible la participación de un candidato independiente. 

Gerardo Díaz | @gdiaz_33

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,634FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
9,700SuscriptoresSuscribirte