miércoles, febrero 24, 2021

La ONU deplora el golpe en Birmania y estudia sanciones

La ONU se reunió este viernes en sesión especial sobre la situación de Birmania en la que se condenó el golpe de Estado del pasado 1 de febrero, se pidió la liberación de los detenidos tras él, y se barajaron posibles sanciones internacionales.

«El golpe es ilegal en todos los sentidos, y la comunidad internacional debe evitar reconocer a un régimen ilegítimo». Declaró en su intervención ante el Consejo el relator de la ONU para los derechos humanos en Birmania, Thomas Andrews.

El experto señaló que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas «debe considerar opciones antes usadas en situaciones similares. Incluyendo sanciones, embargos de armas, prohibiciones de viaje y llamamientos a que intervenga la Corte Penal Internacional».

«El Tatmadaw debe volver a sus cuarteles y permitir reformas que acaben con la impunidad de sus líderes, primando el  control civil sobre los militares». Agregó el relator, quien también pidió una convocatoria de emergencia de la Asamblea General de la ONU para analizar la crisis en el país surasiático.

La «número dos» de la Oficina de Naciones Unidos para los Derechos Humanos, Nada Al Nashif, abrió la sesión advirtiendo que los acontecimientos actuales en Birmania «son un grave retroceso para el país tras una década de difícil transición democrática».

Al Nashif subrayó que la actual crisis en Birmania «es hija de la impunidad, después de años de ausencia de control civil sobre los militares. Y de desproporcionada influencia de éstos en las estructuras políticas y económicas».

«El Tatmadaw es el mayor obstáculo para el desarrollo de Birmania como una nación moderna y democrática. Y su comandante en jefe, Min Aung Hlaing, junto a otros líderes, deben reemplazarse», afirmó.

Detenciones arbitrarias

Al Nashif señaló que la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos documentó al menos 350 detenciones de políticos y activistas tras el golpe.

«A muchos no se les permitió un representante legal, visita de familiares, y algunos siguen desaparecidos», recordó. Para expresar también su apoyo a los manifestantes que en las calles de varias ciudades birmanas se opusieron a la asonada militar.

«Expresamos nuestro apoyo en vuestro derecho a la justicia, la libertad, la participación democrática, la seguridad, y el desarrollo pacífico, sostenible e inclusivo», señaló.

El representante de Birmania ante Naciones Unidas en Ginebra, Myint Thu, intervino tras estas declaraciones para reiterar que las medidas tomadas en su país responden a las supuestas irregularidades de las elecciones el pasado 8 de noviembre.

«Estamos afrontando desafíos extremadamente complicados y una transición difícil que no queremos retrasar. Pero esperamos recibir más  comprensión y colaboración de la comunidad internacional», señaló el embajador birmano..

La sesión especial del Consejo de Derechos Humanos estuvo convocada a petición del Reino Unido y la Unión Europea.

El embajador portugués en Ginebra, Rui Macieira, destacó en nombre de la UE que el golpe de Estado «amenaza con revertir diez años de transición democrática». Y es «una toma del poder inaceptable e ilegítima que ha hecho que el reloj de la historia de Birmania retroceda en el tiempo».

Finalmente, El embajador se unió a las peticiones de que se libere «inmediatamente y sin condiciones al presidente de la República (Win Myint) la consejera de Estado (Aung San Suu Kyi) y todos los detenidos, incluidos periodistas y defensores de derechos humanos».

EFE

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online

21,361FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
8,910SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM