miércoles, febrero 24, 2021

El positivismo tóxico

   ¡Aquí hermano, mejor imposible! ¡ a mí, nada me molesta!, ¡ no permito que me perturben!, seguramente has escuchado o dicho estas frases, nos han enseñado incluso eso de “ dar la otra mejilla”, y créeme que yo soy fanático del pensamiento positivo, ese que te mantiene atento a las cosas hermosas de la vida, a lo que tienes y no a lo que te falta, al agradecimiento y no a la ingratitud, a ese pensamiento positivo que genera hábitos positivos y por ende resultados también positivos, pero ¿Qué quiero decir con positivismo tóxico? Primero, no soy de aquellos que está dispuesto a dar la otra mejilla, tampoco soy de aquellos que está bien siempre, o que piensa que nada me molesta, por ejemplo, me molesta mucho la injusticia, no puedo decir que estoy bien, si acabo de pasar por una mala situación, ¡me robaron! Pero debes agradecer que no te mataron, pues para mí no es así,  y ojo, este es mi punto de vista, no tiene que ser el tuyo, pero sigamos avanzando a ver si tenemos puntos de encuentro.

  Dentro de la Inteligencia emocional hay dos aspectos fundamentales, el primero es EL Autoconocimiento, es decir ¿qué es eso que siento? ¿Por qué lo siento? ¿cómo me hace sentir? Y ¿de qué manera me incita a actuar? Al saber que eso que siento se llama Rabia, que lo siento porque acabo de ver una injusticia, me hace sentir, mal, y me hace actuar de forma impulsiva, se en mi caso lo que puede llegar a causar esa emoción, y una emoción es algo fugaz, rápida, el sentimiento o el llamado estado emocional, ya es otra cosa, ese es el que aparece, al ser procesada la emoción por mis creencias, lo percibo de alguna manera que ya está archivada en mi inconsciente y actúo según lo que creo debo hacer, es allí en este proceso donde entra el segundo aspecto, La Autoregulación, ella no es otra cosa que saber qué hacer con eso que estoy sintiendo, y lo primero que hay que hacer es reconocer que lo siento, porque de no hacerlo, simplemente voy a estar en la negación, la evitación, el autoengaño y eso a la larga me va a enfermar, por eso al reconocer que siento, GESTIONARLO, podre actuar desde otra emoción y actuar en consecuencia.

  Es aquí donde aparece ese llamado positivismo tóxico, si yo niego que algo me molesta, si evado una situación que puedo considerar negativa, si simplemente cierro los ojos y me creo una realidad paralela, en algún momento la vida se te va a parar de frente y tendrás que enfrentarlo, queriéndolo o no, y es aquí donde te darás cuenta de lo fuerte que eres, ya que no tenías otra opción más que la de ser fuerte.

  El punto aquí es, que sí existen emociones que no son positivas, que el dolor y la tristeza están allí a la vuelta de la esquina, la rabia se puede apoderar de ti en algún momento y eso ES NORMAL Y SANO, lo importante es ¿qué haces con eso que sientes?, algo te puede perturbar, pero no te quedes perturbado, algo te puede dar tristeza pero no vivas triste, algo te puede doler, pero no vivas sufriendo, siente la emoción, reconócela y gestiónala, no seas como la persona que pasa la vida sin hablarle a la otra por algo que de seguro ya ni se acuerda.

  Es bueno ser positivo, es genial generar hábitos y situaciones positivas, pero no lo es tanto, crear una especie de escudo de positivismo que enmascara situaciones y emociones que debes vivir para poder cambiar,  eso es lo tóxico, dicen que para superar un duelo debes vivirlo hasta cerrar el ciclo, pues bien, ese es mi punto con esas emociones, te puede dar rabia que te tieren el carro y que casi te choquen, pero es mejor respirar, seguir adelante que perseguirlo para golpearlo, o incluso decir de forma “positiva”  ¡ jajaj que loco casi me choca!

  Lo positivo de verdad, es saber qué hacer y cómo actuar de manera que esa reacción no traiga consecuencias que pueden llegar a ser peor que la misma emoción que la causo.

@elgatotell

Visita nuestra sección Opinión.

Para mantenerte informado sigue nuestro canal en Telegram https://t.me/Diario2001Online 

21,350FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
8,900SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM