jueves, marzo 4, 2021

Oposición y Chavismo perdieron el voto de los chamos

Tras ambos comicios de participación popular, las elecciones parlamentarias y la consulta popular, el chavismo y la oposición mostraron sus números pero también sus grandes debilidades.

Por un lado tenemos un chavismo que oficialmente ha perdido 2 millones de su voto duro. Mientras que por el otro lado tenemos a una posición fragmentada que ha perdido no solamente la misma cantidad sino también su fuerza en la diáspora venezolana.

¿En qué se traduce eso? ¿Qué perdieron? La base del chavismo era parte de la generación Z (nacidos a partir del año 97), chamos rebeldes contra el sistema por naturaleza y que ahora sienten que los rojos son el sistema y por ende una gran desconexión. 

Por su parte, la oposición tenía el control ideológico de los Millennials (nacidos después de los años 80), ese era parte de su voto duro con el que lograron obtener no solo la victoria de la gobernación de Miranda sino el triunfo de las elecciones parlamentarias del 2015. 

Jóvenes aún, un porcentaje alto, que se fueron para otros países, contabilizados por esa misma oposición en casi cinco millones y que sólo participaron menos de la mitad.

Esto quiere decir que la debacle política radica en la desconexión no solamente los discursos sino en las acciones, asesorías, consultorías y liderazgos.

¿Y pueden recuperar el voto joven? Por supuesto, el único muerto en política es aquel al que no le late el corazón y aún así Chávez a demostrado que después de fallecido tiene liderazgo. 

Sin embargo, para hacerlo, ambos sectores deberán elegir caras que puedan ser como el ave fénix, personas que tengan el suficiente capital político y económico para poder activar tres aristas: empatía, simpatía y deseo.

Empatía que haga sentir en el voto joven que se preocupa por sus deseos hasta el punto que desafía al sistema mismo de él. Simpatía que me haga pensar o sentir emociones. Y deseo de romper mi apatía y pararme a votar.

A partir de este momento, extraoficialmente tienen seis meses para poder conseguir 24 candidatos para los estados y cientos para legisladores regionales. 

Sabemos que el chavismo es bueno creando un emociones a través de sus jingles, por lo cual llevan la delantera, quedará en la oposición lograr consensos en liderazgos unitarios que se puedan transformar en emociones.

Para ponerlo en términos más simples, la mayoría del voto joven se inclina por aquella opción que se ve ganadora, que luce triunfadora, no por aquellos que se ven derrotados o perdedores.

21,394FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
286,826SeguidoresSeguir
8,970SuscriptoresSuscribirte

INSTAGRAM